Las empresas familiares tienen lo que llamamos “cohesión incorporada”, una especie de pegamento psicológico entre sí y con el grupo. Ese adhesivo especial, al parecer, funciona como ventaja en tiempos de estrés porque no hay nada como una crisis...

Ver más